6/9/14

Macarons de café

Hola!, estos días os tengo preparadas varias recetas y una de ellas en concreto os sorprenderá. Pero hoy estoy por aquí porque  quiero compartir con vosotros una receta de macarons infalible, de esas que aunque sea tu primera vez te salen.



 Mi historia con los macarons empezó hace unos meses, aunque he de confesar que hace ya un año intenté hacerlos, sin éxito, se me resistieron. Pero hace unos meses me apunte a un taller online para aprender a hacer macarons.

Seguramente conoceréis la escuela online www.latallereria.com donde tienen una gran variedad de talleres pensados  para hacerlos a tu ritmo y poder compaginarlos con el trabajo.  Tienes talleres de pastelería, cupcakes, macarons, fotografía, como conseguir acabados perfectos en tus tartas de fondant, y varios mas. Este de macarons es mi quinto taller pero otro día os hablo del  resto.



Los macarons son traicioneros, o los amas o los odias. Yo comencé amándolos, termine odiándolos y ahora he vuelto a amarlos gracias a muchos kilos de harina de almendras y  paciencia. Cuando un día normal te encuentras haciendo macarons  a las 10:30 de la noche una de dos; o estas loca de atar o estás perdidamente enamorada de esos bichos!.



Bueno en la red hay infinidades de trucos, paso a paso, recetas, yo hoy os dejo una que a mi me funciona, no soy ni mucho menos una experta en la materia. Pero a mi me funciona y por eso he querido compartirla con vosotros.
  

Espero que os guste y por favor dejadme vuestros comentarios para saber que habéis estado por aquí!.



TReceta de Belén de cupcakes a gogó
www.cupcakesagogo.es
60 g de claras de huevo
60g de harina de almendras
110g de azúcar glass
20g de azúcar blanca
una pizca de crémor tártaro (opcional)
1/2 cucharilla de café soluble tipo Nescafé
Lo primero, tamizamos bien el azúcar glass el café
y  la harina de almendras. Limpiamos bien el  bol de la Kitchen Aid con un papel de cocina y un poco de vinagre para quitarles todo resto de grasa que pueda tener.
Echamos las claras y la pizca de crémor tártaro.  Batimos a velocidad baja dos minutos y subimos a velocidad media alta hasta que empiece a hacer una espuma blanca añadimos el azúcar blanca y seguimos batiendo ,subimos a velocidad alta y batimos hasta que empiece a montar y hacer picos.

No debemos batir demasiado porque nos quedaran luego secos. La textura ideal es formando picos suaves que al levantar las varillas quede firme y  se parezca un poco a la espuma de afeitar, como decía mi profe.  Ahora es el momento de ponerle el colorante, también tenemos la opción de ponerlo antes de montar las claras. Recordad que el color suele bajar una vez que le pongamos la mezcla de harina y azúcar por lo que debemos hacerlo un pelín mas subido del color que queramos conseguir. 

 Ahora bien, viene el momento más especial de todo el proceso. Debemos mezclar el merengue con la harina y el azúcar glass, pero con movimientos envolventes. Empezaremos echando la mitad de los ingredientes secos y comenzamos el "macaronague ". Con movimientos envolventes pero seguros, cuidado de no pasarnos primero contaremos 15 vueltas, paramos  y echamos el resto de la mezcla de harina y azúcar. Contamos 15 vueltas mas de macaronague y paramos si al levantar la espátula vemos que la masa tarda un poquito en caer, podemos darle 4 vueltas mas. Para saber si esta listo tiene que caer en forma de lava volcánica.

Preparamos la manga pastelera, cogemos unas pinzas para cerrar bolsas y la ponemos justo detrás de la boquilla para evitar que la masa se salga. Preparamos la bandeja con el silpat (tapete de silicona) y con la manga en vertical vamos formando los macarons.

Para que los macarons nos queden del mismo tamaño podemos utilizar una plantilla , o bien dibujar los círculos con un tapon de coca cola sobre una hoja. O un cortador redondo.


Siempre dejaremos el círculo sin rellenar del todo porque luego se expanden un poco.
 Dejamos secar y aquí depende de muchos factores, el clima, la zona donde vivamos. Yo en mi casa tardo de 1 a 2 horas en un día húmedo y 1 hora y 45 minutos en un día caluroso. Otra opción es secarlos en el horno con la opción aire. Para saber si ya están listo nos fijamos que la "coquille" (concha o costra)este opaca y si la tocamos haciendo presión no se hunde. Cuidado! son muy sensibles.
 Horneamos a 140º unos 13 minutos. Aquí también influye el horno que tengas, cada horno es un mundo!. Pónlos en la bandeja de abajo aunque tengas que darles unos minutos mas y te aseguras de que no se quemen o pierdan el color.
 Para el relleno podemos hacer una crema de merengue suizo o una ganache de chocolate. Yo los he rellenado con crema diplomática al ron  ver receta aquí